Modificación a la ley de Concursos y Quiebras

El proyecto de ley aprobado ayer en el Senado y convertido en ley, tiene en su origen un proyecto de ley  ENVIADO POR EL PODER EJECUTIVO DE LA NACIÓN, ingresado a la Cámara de diputados el 17 de marzo de 2010, tendiente a modificar diversas disposiciones de la Ley de Concursos y Quiebras Nº 24522, a fin de favorecer la continuidad de la explotación de las empresas que se encuentren en situación de crisis, por parte de los trabajadores de las mismas, que se organicen en cooperativas, haciendo posible de esa manera la conservación de las fuentes de producción y trabajo.

En su tratamiento en la Cámara Baja, fueron introducidas reformas que hicieron que un proyecto de 16 artículos se convirtiera en uno de 33.

La iniciativa, propone así,  una serie de reformas tendientes a modificar disposiciones que se refieren tanto al concurso preventivo como a la quiebra.

Cabe señalar, que cada ley responde a un marco político, a un contexto histórico en el que se sanciona, por lo que es claro que esta ley de quiebras que tenemos desde 1995, responde a las ideas neoliberales de entonces, que atribuyen al mercado una serie de bondades auto reguladoras, de las distintas pujas o tensiones esperables que se dan en la coexistencia e interacción de los distintos elementos que componen la economía. Y ven también entonces, en el proceso del concurso preventivo y de la quiebra, un mal que debe ser saneado a favor del deudor o los acreedores y sus respectivos patrimonios.

Sin embargo, no podemos perder de vista, ya adentrándonos en una cosmovisión distinta, que en el devenir de la actividad económica existen otros factores además del  capital. Está la marca que muchas veces forma parte del patrimonio histórico de una localidad o región determinada (caso SanCor), el tipo de producción que resulta en ocasiones imprescindible  en una economía regional, y en esta enumeración de valores que conforman el todo de la empresa, aparecen como protagonistas de esta reforma, los trabajadores.

En este sentido, la reforma viene a cambiar la manera de ver el proceso de la empresa en situación de crisis y considerar en ella a una parte importante de la misma constituida por los trabajadores. Teniendo en cuenta la importancia de la conservación de la fuente de trabajo como emblema de una economía inclusiva.

Esta ley viene a poner algo de equilibrio entre los privilegios concedidos a los distintos créditos que nacen en este proceso, entre ellos los laborales que, como ha sucedido en las experiencias acontecidas a la fecha, muchos de ellos conforman un alto porcentaje de esos créditos.

Es por ello estamos de acuerdo con esta reforma que promueve una mayor y mejor participación de los trabajadores organizados en cooperativas de trabajo que quieran y puedan hacerse cargo de la explotación en crisis. Y que no vean afectados sus derechos y créditos laborales sin tener la oportunidad de plantear un plan de acción que resguarde la fuente laboral.

Yendo al proyecto  podemos decir que las modificaciones más importantes son las que incluyen a los trabajadores en el comité de control (antes comité de acreedores) de la empresa en crisis, tanto en la etapa de concurso como en la de quiebra.

Por otra parte se eleva de 1 a 3 el porcentaje de  ingresos brutos de la concursada destinados al pago de pronto pago.

Asimismo se dispone que no le serán aplicables a los créditos laborales los artículos que refieren a la suspensión de intereses (tanto en el concurso como en la quiebra).

Suprime del artículo 20  los párrafos que se referían a los contratos de de trabajo y mediante los cuales se dejaba sin efecto la vigencia de los convenios colectivos (por un plazo de tres años o el cumplimiento del concurso).

Quizás una de las modificaciones más significativas tiene que ver con los artículos 189 , 190 y 191 de la ley, en la sección Continuación de la explotación de la empresa, a fin de incorporar otras causales en los que el síndico y el juez al resolver, puede disponer la continuación de inmediato con la explotación de la empresa, entre las que agrega a la conservación de la fuente de trabajo.

Por su parte el texto del  artículo 199 se modifica determinando que las obligaciones laborales del adquirente de la empresa cuya explotación continúe, solo será considerado sucesor del concurso con respecto a los derechos laborales de los trabajadores cuya relación se mantuvo en ese período. Los importes adeudados con anterioridad a la quiebra son objeto de verificación o pago en concurso.

En el caso que el adquirente sea la cooperativa de trabajo se rige por su régimen establecido en la ley 20.337.

Y en sintonía con estas reformas, al art 203 que en su redacción original expresa que la  realización de los bienes se hace por el síndico y debe comenzar de inmediato salvo que se haya interpuesto recurso de reposición contra la sentencia de quiebra o haya sido admitida por el juez la conversión en los términos del Artículo 90, la modificación propuesta agrega “ o se haya resuelto la continuación de la explotación según lo normado por los artículos 189, 190 y 191”.

Además, se modifica el artículo 195 , en lo que se refiere a los créditos que gozan de hipoteca o prenda, además del supuesto de no poder utilizar el derecho establecido en los artículos 126  y 209 sobre bienes necesarios para la explotación cuando los créditos no se hallen vencidos y el sindico satisfaga las obligaciones posteriores en tiempo y forma; agrega, que esto tampoco será posible cuando los créditos se hallen vencidos, mientras no cuenten con resolución firme que acredite su calidad de acreedor hipotecario o prendario; como tampoco cuando el acreedor preste su conformidad para la suspensión de la ejecución.

Asimismo, dispone que por decisión fundada a pedido de la cooperativa de trabajadores, el juez de la quiebra podrá suspender las ejecuciones prendarias y/ o hipotecarias por un plazo de hasta 2 años.

Luego, para el caso de la venta de empresa ya resuelta la quiebra, se incorpora el articulo 203 bis estableciendo que los trabajadores reunidos en cooperativa de trabajo están habilitados para solicitar la adquisición de conformidad con el Art. 205, inc 1 y 2  (enajenación de la empresa), pudiendo hacer valer en ese procedimiento la compensación con los créditos que le asisten a los trabajadores de la fallida. A los fines de la compensación, el monto de las indemnizaciones será calculado conforme al art. 245 de la ley de contrato de trabajo, los estatutos especiales, convenios colectivos o contratos individuales, según el que resulte más favorable a los  trabajadores.

Para el caso de enajenación de la empresa, la redacción actual de la ley 24.522 en su Art. 205 consta de nueve incisos que estipulan los pasos a seguir para la venta de la empresa. Las modificaciones sustanciales se realizan en los incisos 1 y 2  incorporando  a la cooperativa de trabajo en el caso que se hubiera formado. El inc. 1 establece que el designado para la enajenación debe correr vista de la tasación del bien que se proyecta vender a la cooperativa de trabajadores además del sindico. Incorpora como inciso 2  el texto que establece que en todos los casos del artículo la cooperativa de trabajo podrá realizar oferta y requerir adjudicación de la empresa al valor de tasación del inciso 1.

Con respecto a la venta directa de bienes del Art. 213,  se establece que el juez puede disponerla, previa vista al sindico, a la cooperativa de trabajo para le caso de que esta sea continuadora de la explotación, cuando por su naturaleza, su escaso valor o el fracaso de otra forma de enajenación resultare de utilidad evidente para el concurso.

De esta forma, junto con otros artículos, se garantiza a los trabajadores la posibilidad de participar directamente en el concurso y la quiebra a fin de garantizar la continuidad de la explotación de ser viable.

Seguramente este proyecto será perfectible, por lo que se ha votado también un proyecto de ley que contiene algunas correcciones necesarias. Pero sin duda resulta una herramienta jurídica con la que hoy los trabajadores no cuentan y de la que resulta imprescindible dotarlos.

Por todo lo expuesto consideramos auspicioso la sanción de esta reforma porque emparentamos la Ley de Concursos y Quiebras con el rumbo  que desde 2003 venimos persiguiendo: mas y mejor trabajo para todos y una economía inclusiva.

Pin It

Comentarios Cerrados