Un juez alejado del estado de derecho, Eduardo Vocos Conesa.

Dicen que el pasado pasó, pero a nosotros nos queda acá cerquita. La última dictadura cívico-militar nos quitó muchas cosas, compañeros, compañeras, sueños, ilusiones, bienestar, un modelo económico sustentable, libertades, igualdades y nos dejó muchas otras, dolor, tristeza, bronca, rencores, crisis, deuda externa, terror y también jueces que aun hoy se mantienen en sus cargos y deshonran la constitución que han jurado.

Hoy tenemos por caso a Eduardo Vocos Conesa. Este buen muchacho fue honrado con el cargo de Juez de la Nación por Jorge Rafael Videla en el año 1976. Su consecuente accionar no se limita a citar a José Antonio Primo de Rivera en el obituario homenajeando al condenado Seineldín. José Antonio Primo de Rivera fue un político fascista español, nacido en Madrid en 1903, fundador de la Falange, atraído por los modelos de Mussolini y Hitler, a quienes admiraba y visitó en sus respectivos países; también se ha dedicado a insultar a familiares y a víctimas directas del Terrorismo de Estado en la Argentina, por lo que se le ha iniciado un sumario anterior en el Consejo de la Magistratura. En ese marco S.S. tuvo la oportunidad de defenderse y efectuar un descargo en el que ha dicho por ejemplo: “(…) con objeto no menos ideológico setentista se encargó de difundir la cónyuge del ex montonero Miguel Bonasso, directora de Canal 7 de TV y sus cómplices del matutino Página/12, refugio del ex terrorista conocido como ‘El Perro’ Verbitsky” (…). Asimismo cuestionó al Consejo de la Magistratura por no investigar al denunciante. Finalmente se refiere a los internacionalmente reconocidos organismos de Derechos Humanos como “curiosas asociaciones de los derechos humanos del ojo izquierdo”.

Entre otras muchas razones, la permanencia en su sillón de un Juez como Eduardo Vocos Conesa es una afrenta a Nación, a su pueblo y a la Constitución Nacional. Desconocer el Terrorismo de Estado que se llevó adelante a través de la supresión de la Constitución Nacional y que ha sido condenado sistemáticamente por la Justicia tanto Nacional como Internacional resulta apologético.

Por casos como el presente es que Abogados por la Justicia Social (AJuS) se ha propuesto entre sus objetivos estratégicos abogar por un poder judicial que: Defienda los intereses nacionales y los derechos de los que menos tienen. Con magistrados, empleados y funcionarios conscientes de la responsabilidad que implica ser parte de “la justicia”, que se acerquen a las necesidades del pueblo y las entiendan en términos concretos. Preparados para establecer canales de comunicación entre esta institución y la comunidad. Se integre con magistrados funcionarios y empleados elegidos en función de su capacidad mediante concursos transparentes que garanticen el ingreso democrático a la justicia en igualdad de condiciones. Donde la jerarquía sea entendida en función de la división de las responsabilidades y en el plano estrictamente laboral.

Pin It

Comentarios Cerrados